El Banco de Alimentos abierto en las instalaciones de la Asociación DYA en Altabix ha repartido durante el estado de alarma más de 75.000 kilos de alimentos a cerca de 2.000 familias

Después de 100 días inmersos en el estado de alarma que nos impuso la pandemia del COVID19, el municipio ilicitano hace balance de su plan de emergencia social con plena satisfacción por el trabajo solidario realizado: 4.385 familias atendidas; 8.378 ayudas aprobadas; 1,2 millones invertidos en alimentación e higiene; 282.607 euros en ayuda al pago de suministros básicos y 57.800 euros en ayudas al alquiler.

 

La inversión total que el Ayuntamiento ha hecho en emergencia social durante esta pandemia asciende a 1,7 millones de euros, y solamente a través del Banco de Alimentos de Altabix, gestionado por DYA, se ha atendido en sus necesidades básicas a 1.950 familias con el reparto de 75.000 kilos de alimentos.

El responsable de la gestión del Banco de Alimentos, Antonio Tarí, confirma que todo ese volumen de productos alimenticios se ha ido organizando en lotes familiares y también ha servido para suministrar tanto a los comedores sociales de Carrús y de Palmerales, como al albergue del Polideportivo del Toscar. “La experiencia ha sido muy fuerte, muy emotiva desde el punto de vista humano, y la verdad es que esto le hace a uno sentirse personalmente muy realizado”, asegura Tarí.

El trabajo de distribución continúa en estos momentos, si bien ha disminuido la demanda en relación a los escenarios de Fase 1 y Fase 2, cuando los comedores sociales trabajaban a más del doble de su capacidad habitual. Según el edil de Igualdad y Derechos Sociales, Mariano Valera, “nadie ha quedado atrás y hemos demostrado que esta ciudad se moviliza con criterios de solidaridad en tiempos difíciles”. Valera asegura que, con el trabajo desplegado, “hemos puesto rostro a la crisis colocando al ciudadano en el centro de nuestra gestión, y eso es algo que humaniza nuestra labor política y evita que se generen brechas sociales en momentos de dificultad como el actual”.

A día de hoy, en el inicio de la nueva normalidad, el Banco de Alimentos de Altabix cuenta con un stock de 5.000 kilos de productos alimenticios que seguirán repartiéndose con arreglo a necesidades. No obstante, el concejal del área puntualiza que “todos estos recursos, necesarios, se prestan durante el tiempo que desde los servicios sociales se tramitan las ayudas individuales. Las ayudas que en este momento estamos concediendo consisten en lotes básicos de alimentación, vales de alimentación, prestaciones económicas individualizadas, ayudas a suministros y ayudas de alquiler”.

El teléfono de emergencia social habilitado por el Ayuntamiento de Elche no ha dejado de sonar durante todo el período de alarma, y ha servido para organizar la distribución de alimentos y la gestión de las ayudas. Solamente en vales de comida para familias necesitadas, el Ayuntamiento ha repartido 7.207 unidades desde el pasado 14 de marzo hasta hoy, lo que ha supuesto un esfuerzo de inversión municipal que asciende a 360.365 euros.  

Valera califica de “acertada y necesaria” la iniciativa de crear el Banco de Alimentos gestionado por DYA, y considera que “ha supuesto mucho trabajo, pero la entrega total y altruista del voluntariado que lo ha realizado ha hecho que la situación se haya gestionado muy eficazmente y con una profesionalidad brillante”. El edil agradece la implicación altruista y el esfuerzo realizado por todos los voluntarios que han hecho posible esta labor, así como la colaboración de colectivos y asociaciones de diversa índole, empresas ilicitanas y particulares que han mostrado su faceta más solidaria

2020-06-28T19:16:55+02:00 28 junio 2020|Categories: Noticias|Tags: , |